Inicio > . > Internet: la batalla continúa

Internet: la batalla continúa


Eneko/20minutos.es

Eneko/20minutos.es

Sí, porque esto no ha acabado con la respuesta masiva de miles de internautas contra la ley de la patada en el router. Después de un seguimiento en los medios de comunicación tradicionales (por primera vez haciéndose  eco de una movilización en la red), la ignorancia, las medias verdades, la mentira, la mala intención, la manipulación de siempre impulsada, no me cabe duda, por los de siempre… vuelve. Y por ello hay que seguir en la brecha.
Vuelvo a oir en algún telediario el daño que hace la piratería, los puestos de trabajo que cuesta, como los videoclubes caen… madre mía… los videoclubes (menudo modelo de negocio “adaptado” a los tiempos).

No entienden nada.

Esto no va de descargas.
Esto va de si una comisión extrajudicial puede ordenar el cierre o no de un sitio web sin intervención judicial e impedir, así, el libre acceso a ellas.
Esto va de que esa comisión extrajudicial está propiciada, amparada, inspirada, integrada y auspiciada por lobbies que se erigen depositarios de la defensa de los derechos de autor de los creadores (cuando la mayoria de las veces los derechos de autor no pertenecen a los propios autores porque se los han expropiado a través de contratos leoninos).
Esto va de que, sin un juez de por medio, una comisión inspirada por el interés de proteger el negocio de los que se niegan a cambiar, puede decidir quien viola o no los derechos de autor y cerrar un instrumento de expresión.
Esto va de un querer y no poder, de un revolverse como gato panza arriba, por no poder poner puertas al campo. Un campo que unos gigantes creen suyo.
Esto va de como un gobierno es capaz de atentar contra los derechos fundamentales por pagar no se qué peaje que pretende perpetuar unos modelos de negocio que no se tienen en pié y anteponer la supuesta defensa de los derechos de autor por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos de una justicia aplicada por jueces y no por comisiones.
Esto va de no permitir que la política meta la mano en el medio más libre y democrático que hoy existe, por la sencilla incapacidad de controlarlo.
Esto va de que no quiero que mi país sea como China o Cuba y me “tutelen” para decidir que webs puedo ver o no ver.

Y la batalla continúa porque los de siempre vuelven a la carga con mensajes estereotipados, malintencionados e ignorantes de la realidad. Cuando veo editoriales con el título “Zapatero no debe ceder ante los piratas de la red” me rebelo. Porque, a ver si se enteran, NO SOY UN PIRATA. Pirata es el que delinque secuestrando, robando y matando en medio del oceano. Yo, al luchar por una Internet libre ni secuestro, ni robo, ni mato, a nada ni a nadie.

Esto no va de descargas ilegales. Las descargas no son ni legales ni ilegales. Son descargas. Están ahí y tu decides si las descargas o no.

Es que no se enteran.

No estoy cometiendo ningún delito si comparto mis archivos con mi comunidad y los uso de forma privada. Violar el secreto de las comunicaciones para ver que archivos comparto o no es como violar mi correo y ver que digo o que no digo en mis cartas. ¿Estoy cometiendo un delito contra los derechos de autor si le presto, comparto, un libro a un amigo?. ¿Lo comete una biblioteca pública?

Es que no tienen ni idea.

Las webs de las que hablan no albergan archivos. Solo enlaces. Enlaces. Quieren poder cerrar una web porque alberga enlaces. ¿Cerramos google?

Quieren poder cerrar una web porque viola los derechos de autor. Podrían cerrar este blog por poner “En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…”. ¿Me detendrán algún día por silbar una canción o tararearla?.

Me cobran un canon preventivo por cada dispositivo de almacenamiento por si almaceno algún archivo protegido por derechos de autor. Estaría cometiendo un delito por grabar en vídeo una película mientras veo un partido del atleti. ¿No? Ah, claro. Es para uso particular. Pues eso.

En fin. Todo esto a algunos se les escapa de las manos y no saben como amedrentar, manipular o amenazar.

Pero cuidado. Juegan con trampas, con la demagogia, con el lenguaje, con la ignorante buena fé de muchos, con ambigüedades, con supuestos dados por ciertos, doble moralidad, apelaciones emotivas, implicaciones falsas, galimatías para enredar y tapar la verdadera esencia de las cosas, comparaciones sin sentido o absurdas, vaguedades, razonamientos circulares, falacias y tópicos falsos para que no tengas tu propia opinión.

Ni la música se muere, ni el cine se hunde.

Ni Internet es peligroso.

Simplemente no quiero, que en ningún ámbito, una comisión extrajudicial decida lo que es delito o no. Yo sigo en la brecha.

Os recomiendo unas cuantas lecturas:

Cierre de sitios web: la siniestra Sección Segunda

Dans: “Empezamos a parecernos a China, con listas negras de páginas”

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

De ignorantes, clichés y malas intenciones

Todos somos criminales

David Bravo

Hagamos comisiones

Anuncios
Etiquetas: , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: